constructor de elección [2011]

Video monocanal
2011
Ciudad de México

El constructor de elección, presenta, por medio de un video monocanal, un análisis del producto televisivo colombiano, específicamente noticiario, como comunicación visual-sonora, centrándose en el tema de las elecciones de gobierno en Colombia.

En la secuencia de video presente se plantea la imagen en un limite entre la figuración y la abstracción. Los fragmentos de video que componen esta secuencia, hacen parte de un archivo de noticias televisadas por las cadenas de televisión colombianas Canal Caracol S.A.® Y RCN Televisión®, este archivo se compone por grabaciones realizadas por medio de una video cámara situada en frente al televisor, registrando de esta manera, aparte de las secuencias transmitidas en directo, la matriz producida por el televisor, este acto de grabación funciona como analogía de la acción común del televidente sentado frente a la pantalla. Los planos realizados para la grabación de los fragmentos están supeditados al plano televisivo impuesto, hacen énfasis en detalles del rostro como la boca, el acercamiento de la cámara al televisor varía, a veces acercándose excesivamente hasta perder de vista la forma figurativa de la que se parte, guardando la noticia televisada como referencia o intensión. La secuencia mostrada es editada simulando el formato de cine mudo, es “envejecida”, el audio es suprimido y cada fragmento de video acompañado por intertítulos, que aparentemente narran la escena anterior. Estos intertítulos están compuestos por frases extraídas de noticias televisadas o publicadas en diarios colombianos por internet (Semana.com, Elespectador.com, Eltiempo.com) relacionadas con el tema de las elecciones de gobierno.

En el audio se reproduce una pista musical extraída de la película “Way Down East” de D.W. Griffith, considerada la primera película de melodrama realizada por medio de cine mudo en 1920.

La intención de la pieza El constructor de elección parte de la acción de acercarse a algo hasta no ver qué es, intentando llevar la acción óptica de contemplación televisiva, a una háptica1, siendo esta última en la cual visión, y en este caso también la audición, proceden a identificar y a aprehender la figura televisiva de la representación desde la afectación que produce, eliminando la subordinación entre sentidos. La pieza cuestiona ciertos limites del discurso noticiario por medio de la supresión del sonido común, y ficcionando la escena noticiaría por medio del lenguaje del cine mudo, que en su momento, operaba de esta manera por impedimentos puramente técnicos, no precisamente por elección.

La analogía en la pieza opera en distintos momentos de la misma manera; sonido-ausencia de sonido, secuencia de video muda, intertítulos-mensaje o discurso; en general se entiende el todo de la instalación como una analogía frente a el código televisivo-noticiario que pretende verdad. Todo el tiempo la imagen de la noticia continúa existiendo como intención de inicio. Podría decirse que el espectador toca la pieza con sus oídos al hallar el espacio vacío que corresponde al mensaje, la pieza crea relaciones diferentes haciendo uso de medios conocidos, la relación y concordancia entre audio-video que se da por hecha en cada mensaje noticiario, es dispuesta a un cuestionamiento por las relaciones de factores presentes en el conjunto de lineamientos de la pieza; la distribución del sonido, es decir, la ausencia de audio (dialogo) sustituido por música de “acompañamiento”, desata y exalta la importancia de la relación entre el mensaje escuchado y el supuestamente entendido. El accidente del acto comunicativo de la noticia electoral es el sujeto a hurgar, tal vez en busca de un efecto de claridad.

El título de la instalación (El constructor de elección) cuestiona el papel del espectador frente a la información ofrecida una y otra vez por distintos medios, en relación con los procesos electorales del país; datos, promesas, entre otros fenómenos que producen opciones elección. El constructor de elección puede ser cualquiera de los accidentes del acto comunicativo, o algunos supondrían que son las personas-espectadores, es decir ellos mismos.

1Deleuze, Gilles, Francis Bacon; Lógica de la sensación. Arena Libros S.L. Madrid. 2002.